Para limpiar los anillos tendrá que usar una gamuza higiénica

colgante en plata inicial

En la habitación de cualquier mujer en general se encuentra un estuche que contiene colgantes y además falsificaciones de años atrás que a día de hoy no las sacan puesto que están ennegrecidas o porque no se acuerdan de que las tienen.

Gran cantidad de dichas alhajas como por ejemplo joyas online y brazaletes se pueden aprovechar si las limpiamos con tesón con el propósito de que brillen igual que en otras épocas.

Algunas de estas sortijas eran de color dorado y plata ya que fueron hechas con minerales que con el transcurso del tiempo y además el ambiente han enmohecido. Lo que en un principio sería apropiado va a ser averiguar la clase de metal y el color que tienen en estos momentos.

Algunas piezas aparecen bañadas oro no obstante con los años desaparece del metal original y no es sencillo lograr de nuevo ese color ya que se deberían bañar otra vez en ese valioso metal y por supuesto es mejor gastarnos el dinero en una nueva, mientras que sea de un mineral barato pues si son de plata son más valiosos.

Las pulseras personalizadas de plata buena se deteriora más que cualquier otro metal y no se limpia fácilmente. Para limpiar los aros tendrá que usar una gamuza higiénica y posteriormente darle sin miedo hasta que lo renegrido se quite, pero en el caso de que no se quite la suciedad disponemos de métodos más potentes como por ejemplo la pasta de dientes, el extracto de limón o las sales del ácido de carbono. De ningún modo use sustancias químicas que podrán arruinar la plata auténtica y además va a poder hacerse daño en los ojos o las manos si le cae este compuesto.

Si en su guardajoyas hay muchas sortijas y pendientes de plata y tiene la intención de que no se le deterioren tendrá que adecentar estas alhajas usando productos sin componentes químicos.

En algunos casos en esos joyeros hallamos joyas que no están en buen estado y por supuesto debemos llevarlas a una tienda de joyas con el propósito de que nos las reparen, no obstante en general es menos económico que reparlas con ayuda de ciertos métodos que puede aprender en internet.

Vemos hembras que no tienen un joyero para poder meter sus gargantillas de manera que las dejan dentro de gavetas, de ese modo pueden perderse sortijas al estar desorganizadas.

Las chicas amontonan gran cantidad de colgantes y lo más útil es conseguir un estuche con amplitud que tenga muchos apartados con el objetivo de clasificar adecuadamente todas las alhajas. Los guardajoyas se adquieren en hipermercados y obviamente en tiendas de joyas en donde puede seleccionar el que más le guste y se acople al sitio que tenga en su casa. No se le olvide meterlo donde no se encuentre fácilmente por si pretenden estafarle.

Las alhajas de elvado importe se ponen en estuches con el objetivo de preservarlas de daños e incluso rasguños, en casi todas las residencias hay alhajas de elevado coste. Si no va a estar en su vivienda en unos días y no tiene ningún contrato con ninguna empresa de seguridad en su residencia, traslade las joyas a un sitio seguro, dado que podrán arrebatárselas los maleantes puesto que pesan poco y naturalmente en el caso de que sean de oro van a poder forjar el metal y llegar a un pacto con joyeros sin miramiento que después lo suelen utilizar con la intención de hacer relojes.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn